Tercer dictamen a mi artículo "La aversión personal como derrotero diplomático: Woodrow Wilson contra Victoriano Huerta"

historia oficial de México
dictaminadores oficialistas
Victoriano Huerta
Woodrow Wilson.

Este tercer dictamen afirma que mi artículo ""La aversión personal como derrotero diplomático: Woodrow Wilson contra Victoriano Huerta" no es "publicable" y deja en blanco las siguientes preguntas:

"Evaluación del trabajo (si requiere más espacio utilice el reverso de esta hoja y/o agregue tantas hojas como sean necesarias):

"Originalidad:

"Aportación al conocimiento del tema abordado". No dice nada respecto a mi ensayo. En cuanto a la "pertinencia de las fuentes y la bibliografía", el dictaminador (o los dictaminadores, pues hablan en primera persona plural) dice(n):

"El autor maneja dos libros extraordinarios. Nos referimos a Michael C. Meyer, Huerta: Un retrato político, y el libro de Edith O’Shaughnessy, La esposa de un diplomático en México. Realiza un excelente repaso de la misión del agente especial John Lind, de la provocación de los marineros del Dolphin en el puerto de Tampico, y de la invasión del puerto de Veracruz. Sólo que estos sucesos ya han sido trabajados. Son ampliamente conocidos. La duda, es ¿cuál es la aportación del autor del artículo?"

¡Ya han sido trabajados? Ninguno de los autores que han "trabajado" estos textos se ha preocupado por analizar la correspondencia de Lind con Woodrow Wilson. Una de mis aportaciones, es justo que revisé esos archivos. Sin contar cómo interpreté los hechos. Agrega (el uso de las comas son del dictaminador, quien ahora escribe en primera persona singular):

"Al margen de ello, haré algunas observaciones. Yo supongo, que bajo el esquema del autor, de índole freudiano, toda persona blanca, rubia, de ojos azules, es superior a aquella de rasgos morenos, bajos de estatura, e indígenas como Victoriano Huerta. Si ello es cierto, ¿su razonamiento es extensivo al interior mismo de los Estados Unidos, y a todo el planeta?. [sic. ¡Qué razonamiento más estúpido. Debió leer con cuidado mi texto]. El autor nada dice sobre la personalidad de Carranza ni de Villa, quienes tampoco eran rubios, ni tenían ojos azules. El segundo de ellos, era tan autoritario, violento y asesino, como se dice de Huerta".

Este dictaminador me leyó con suma rapidez y entendió lo que quiso entender. Marqué justo que Wilson apreciaba a la gente de tez blanca y ojos claros. Además, sugerí que Carranza se percató de esto y envió, como emisario, a Luis Cabrera. Por eso escribí sobre Cabrera y no sobre Carranza o Pancho Villa. No cabían dentro de mi narrativa.

En cuanto a las "recomendaciones al autor (si requiere más espacio utilice el reverso de esta hoja y/o agregue tantas hojas como sean necesarias)", dijo lo que sigue respecto a las "modificaciones necesarias":

"Tengo mis dudas sobre la afirmación de que Huerta se reunió el 13 de febrero de 1913 con Félix Díaz y Manuel Mondragón, para decidir la suerte de Madero. Creo que fue el 21 de febrero, cuando Madero había renunciado y su lugar ocupado por Huerta".

¿Tiene sus dudas o está absolutamente seguro de que se reunió Huerta co Díaz y Mondragón el 21 de febrero? No recuerdo el dato específico, pero si tuvo sus "dudas" este dictaminador, debió acudir a sus fuentes y no simplemente suponer que me equivoqué en algo.

Respecto a sus "sugerencias para enriquecer mi trabajo", calló el dictaminador especialista. ¿La razón por la que dictaminó que no se publicara mi artículo es misteriosa. ¿Quizá porque no repetí la historia oficial o le dio pereza constatar mis (y sus) aseveraciones?

Todos los derechos reservados © 2019 - Servando Ortoll | Contacto